Electroerosión por perforación

Electroerosión por perforación

La electroerosión por perforación consiste en la realización de agujeros diminutos (de entre 0,3 y 3 mm de diámetro) y de gran profundidad (relación 30/1 de longitud/diámetro) mediante electrodos rotatorios concéntricos. IAM dispone de 1 máquina de electroerosión por perforación.

El principio de la electroerosión por perforación es el mismo que el de un taladro convencional, es decir, se realiza un orificio del tamaño requerido (diámetro y profundidad) en la pieza. A diferencia del taladro convencional, en este caso se realiza el agujero mediante un electrodo, que debido a unas descargas eléctricas, erosiona el material.

Para la realización de dicha perforación, al igual que los otros dos métodos de electroerosión, se cargan eléctricamente tanto el electrodo como el material para que, mediante las descargas eléctricas se pueda extraer material y realizar el agujero. De la misma forma, entre el electrodo y la pieza siempre se genera un hueco con fluido dieléctrico (agua o aceite mineral) que evita que ambos elementos estén en contacto.

Este método de taladrado es aplicable en cualquier material conductor eléctrico independientemente de su dureza, y es capaz de hacer agujeros de una precisión y tamaño inalcanzables para otras tecnologías.

La principal función de esta variante de la electroerosión es el de realizar los agujeros para poder mecanizar la pieza posteriormente mediante electroerosión por hilo, ya que, para la realización de formas interiores, es necesario el hueco para introducir el hilo conductor. De todas formas, la posibilidad de hacer agujeros de 3 décimas de milímetros con una relación de longitud de 30/1 hace que esta tecnología sea muy eficaz para _____.

Otros procesos